¿Por qué debes empatizar con tu perro?

Publicado el por en

Todo el mundo queremos un perro con el que tener un buen vínculo y que se porte bien. Es decir, que haga lo que queramos, dé pocos problemas y, por qué negarlo, nos permita presumir de ser buenos referente. Sin embargo, en pocas ocasiones las personas tenemos en cuenta algo tan importante como empatizar con tu perro.

A continuación te voy a contar en qué consiste esto exactamente y por qué debe ser tu máxima prioridad con tu mascota canina.

¿Qué es la empatía?

Por desgracia la empatía es algo que escasea en esta sociedad hasta entre las propias personas.

Y siempre he creído que uno de los motivos por los que algo tan esencial para vivir en comunidad falla es por una malinterpretación de su significado.

Si te hablo de empatía, seguramente entiendas que estoy hablando de ponerte en el lugar de la otra persona o animal. Y por ahí van los tiros, sí. Pero hay que matizar.

Con esta definición suele tener lugar pensamientos tipo «si yo fuera esa persona lo estaría pasando muy mal» , «qué mal lo debe estar pasando porque cuando a, b o c sucede se sufre mucho» o «yo en tu lugar haría X porque una vez me pasó que…».

Y esto realmente no es ponerse en el lugar de la otra persona. No al 100%.

Para empatizar con tu perro o con otra persona tienes que ir más allá de ti. De tus experiencias, de tus ideas y de tu sistema de creencias. Para adoptar por completo las suyas. Es decir, la visión que el otro ser está teniendo sobre un hecho concreto.

Empatizar de verdad es entender que para un niño perder su juguete favorito es todo un mundo. Empatizar de verdad es entender que algo que para ti es cotidiano para otra persona puede ser algo completamente nuevo. Que algo que para ti es horrible para otra persona puede ser lo mejor.

Empatizar con tu perro, una tarea imprescindible

 

Dicho todo esto, toca responder a la pregunta de esta publicación. ¡Y más abajo te daré trucos para que que aprendas a hacerlo!

Los perros son animales sintientes con una gran capacidad emocional (muy similar a la humana) y racional (como un niño de 6 años).

Es decir, experimentan mucho el miedo, la alegría, el estrés, el amor… Pero son incapaces de hacer razonamientos tan avanzados como los de una persona adulta.

El primer paso para empatizar con tu perro es que entender no es un ser humano. No piensa ni razona de la misma manera que tú.Haz click para twittear

Para que tu perro sea un animal equilibrado, se comporte bien y tenga una buena relación contigo debes esforzarte por entenderle.

Sólo sabiendo lo que siente, lo que piensa y lo que necesita en cada momento podréis tener la convivencia que siempre has soñado.

Por lo tanto, es necesario que aprendas a empatizar con tu perro. A saber, teniendo en cuenta su perspectiva, sus creencias y sus limitaciones racionales qué es lo que está sintiendo y pensando en cada momento.

Entendido. Pero, ¿cómo hacerlo?

Me gustaría saber si estás pensando que es algo sencillo o que te estás metiendo en un berenjenal de mucho cuidado.

Te diré que al principio puede ser un poco complicado empatizar con tu perro de una manera fiable. Pero siguiendo estos pasos y con un poco de experiencia termina haciéndose algo automático.

1. Tienes que aprender cómo es realmente un perro

En la cultura general hay muchas ideas equivocadas de cómo es un perro.

Y por desgracia, muchas de ellas están relacionadas con la teoría de la dominancia. Un enfoque del comportamiento canino que parte de una base errónea y que llega a unas conclusiones que son dañinas para el bienestar del can.

Créeme. Ningún perro va a intentar dominar a su familia ni va a comportarse de forma vengativa. ¡No son humanos!

Sabiendo de verdad cómo viven la vida y cómo ven el mundo podrás empatizar con tu perro con suma facilidad.

2. Te toca aprender comunicación canina

Si quieres entender a alguien necesitáis comunicaros de una manera más o menos clara. Aunque sea con lenguaje de signos.

Con tu perro no va a ser menos.

Nosotros tratamos este tema habitualmente en el blog y tenemos muchas ganas de hacer un curso sobre este tema. Para que sepas entender a tu perro con claridad y así ser capaz de ponerte en su lugar de manera correcta.

Pero si quieres aprender ya comunicación canina, te recomendamos este curso de Ágora Canina. ¡Gracias a ese curso nació lo que hoy es Tu perro y tú!

3. Duda de lo que pienses sobre cómo se siente tu perro

Ya lo decía Aristóteles: «la duda es el principio de la sabiduría».

La mejor manera para mejorar tu capacidad de empatizar con tu perro es que dudes sobre lo que crees que piensa o siente.

En un momento inicial puede venirte a la cabeza una idea acerca de cómo se siente tu perro. Por ejemplo, que está cansado, estresado o juguetón.

Para asegurarte de que realmente estás poniéndote en su lugar debes preguntarte hasta qué punto es cierto eso que piensas. Y argumentarlo de manera razonada. Teniendo en cuenta de que no se trata de «ganar» o de tener razón. Sino de empatizar con tu perro para llevaros mejor y darle lo que necesita para estar más equilibrado.

Resumiendo.

Empatizar es saber ponerte en el lugar de la otra persona o animal, pero asimilando e interiorizando su visión de la realidad, que está condicionada por SUS experiencias, SUS creencias y SUS ideas. No las tuyas.

Es importante hacerlo con tu perro de manera correcta para estrechar vuestro vínculo y educarle de una manera correcta que tenga como consecuencia una convivencia insuperable.

Y para hacerlo es conveniente entender cómo es de verdad un perro, saber cómo se comunica y poner en duda aquello que crees que siente.

¡Gracias por leer!

Deja un comentario

Compartir
Twittear