Protección de recursos en perros, ¿qué es y cómo actuar cuando surge?

Publicado el por en

La protección de recursos es un problema de comportamiento muy habitual en perros, que puede generar más de un susto.

Si se gestiona de manera incorrecta (como, por ejemplo, provocándole demasiado), el perro puede llegar a morder. Y en una situación que para el can es de tanta tensión no diferencia entre seres queridos y desconocidos.

En este artículo vas a aprender qué es este comportamiento y cómo se produce. Y, lo más importante, cómo tratarlo de la manera más adecuada.

¿Qué es la protección de recursos?

Una imagen vale más que mil palabras. Así que para que te hagas una idea clara, te recomiendo ver este vídeo de sólo 40 segundos.

Como ves, el perro se pone a gruñir cuando la persona que le está grabando acerca la mano a su chuche.

Y es que la protección de recursos es una reacción que tienen los perros cuando tienen miedo de perder algo valioso. Generalmente se da con la comida y con los juguetes… ¡O cualquier cosa que consideren un juguete!

A priori puede parecer un problema de agresividad. Pero nada más lejos de la realidad.

¿Por qué surge?

Cuando un perro tiene protección de recursos suele ser porque durante su etapa de cachorro le han quitado cosas de la boca.

También le sucede cuando se le ha regañado mucho, incluso castigado cuando intentaba coger algo del suelo. Algo que hemos comprobado que sucede en el 95% de los casos de este tipo que Miguel y yo hemos tratado.

También puede ser porque cuando todavía estaba con su mamá y sus hermanos era el que menos mamaba. En todas las camadas hay uno más débil al que le cuesta más coger la teta. En ese caso, va creciendo protegiendo lo que tiene porque piensa que se va a quedar sin ello.

Como ves, la protección de recursos es consecuencia de un miedo muy profundo. Es una cuestión de supervivencia.

¿Hay que inhibirle el gruñido cuando lo hace?

Son muchos los adiestradores de perros que intentan resolver el problema haciendo que el perro no gruña. En ocasiones, castigándole cada vez que lo hace.

Pero este método de trabajo, arraigado en la desacreditada teoría de la dominancia, no sólo no arregla el problema. Sino que a la larga lo empeora.

El perro tiene miedo. Y está dispuesto a atacar para proteger lo que más le importa en ese momento. Antes de atacar, avisa con el gruñido y levantando los belfos. Así que cuando regañamos a un perro porque está gruñendo, lo que le estamos enseñando es que no avise. ¡Le estamos prohibiendo expresarse! Nos guste o no, el gruñido es una forma de comunicación.

Aunque muchas veces no les entendamos, los perros están siempre “diciendo” cosas.

Cuando gruñe está expresando que hay algo que no le gusta y que como siga sucediendo va a pasar al siguiente paso, morder. Es muy importante que seas consciente del aviso para evitar disgustos.

[click_to_tweet tweet=”Los perros gruñen para avisar de que van a morder si lo que les da miedo no desaparece. Si le regañas por gruñir, le estás enseñando a morder sin avisar.” quote=”Si a un perro le regañas por gruñir, le estás enseñando a morder sin avisar.”]

Insisto en que un perro con protección de recursos es un perro que tiene miedo. Si encima le regañas, le estás aumentando ese miedo y a la vez le estás prohibiendo comunicarse. Un acto que resulta muy perjudicial para el animal y su familia.

Encima, para más inri, he visto muchos casos en los que las personas culpan al perro de morder… Después de haberle enseñado que avisar es malo.

¿No te parecería injusto que cargue él con la culpa cuando nos ha avisado en varias ocasiones y además de no hacerle caso, le hayamos regañado por hacerlo?

¿Ves ahora la importancia de entender lo que está queriendo decir tu perro en cada momento?

¿Tengo que acostumbrar al perro desde pequeño a manipular su comida?

En algunos vídeos o consejos en Internet (y en programas de televisión) podemos ver cómo nos dicen que hay que acostumbrar al perro desde cachorro a manipular su comida… Metiendo la mano en el plato mientras él come.

Según sostienen de manera errónea, para “demostrar quién manda”, tenemos que quitársela mientras está comiendo para volver a ponérsela después. Tiene que aprender a sentarse delante del plato y, por mucha hambre que tenga, no comer hasta que reciba una orden.

La educación canina no es cosa de egos. ¡Ni la educación humana! (me ha salido mi vena de pedagoga).

El verdadero liderazgo con el que de verdad aprende cualquier ser sintiente con una mínima capacidad racional, se basa en la comprensión. En entender y darle lo que realmente necesita.

Y, créeme, a un perro que, llevado por el temor de perder eso tan valioso que tiene, puede atacar a la persona a la que más quiere lo último que hay que hacerle es generarle más miedo.

Cuando un perro está comiendo hay que respetarlo al máximo, no se le debe molestar bajo ningún concepto. Si lo haces puedes conseguir el efecto contrario de lo que buscas.

Después el perro muerde… Y claro, la culpa es del perro, que “es dominante”.

Algunos clientes me dicen que le han enseñado a que no coma hasta que ellos se lo indican.

Es cierto que esto puede no ser tan negativo para el perro depende de cómo se le haya enseñado. Pero piensa por un momento, ¿es necesario enseñarle esto?, ¿por qué tiene que hacerlo?, ¿va a mejorar su salud o la convivencia con él?

Si la respuesta es sí, entonces adelante. Pero OJO. Jamás lo hagas si el perro sufre protección de recursos y aplica un nivel de exigencia adecuado para el perro. Si te pasas, le puedes crear ansiedad o estrés y le acabarás perjudicando sin querer.

¿Cómo actuar con un perro que tenga protección de recursos?

Si empiezas a ver que tu perro gruñe cuando tiene algo en la boca y te acercas o se lo intentas quitar, te voy a dar un consejo:

[click_to_tweet tweet=”Si tu perro gruñe cuando te acercas y tiene algo en la boca, nunca intentes quitárselo. Te puedes llevar un mordisco.” quote=”Nunca intentes quitárselo o te puedes llevar un mordisco” theme=”style1″]

Lo único que tienes que hacer es respetarle. Déjale tranquilo con su juguete, su hueso masticable o lo que sea.

Y si lo que está haciendo es comer, déjale hacerlo con calma. Es bueno que el perro pueda comer en compañía de una persona, pero tiene que hacerlo sin ser molestado. Para acostumbrarle, si por ejemplo come en la cocina, lo mejor que puedes hacer es ponerle su plato de comida y te pones a hacer otras cosas con la más absoluta normalidad. Como, por ejemplo, fregar los platos, cocinar o limpiar la encimera.

Es decir, debes conseguir que sea algo normal para él tenerte cerca mientras está comiendo. Y para eso es importante que le respetes. Me refiero a no acariciarle, no tocar su comida, no hacerle de rabiar… En especial cuando hay niños en casa.

Únicamente te aconsejo que le quites algo de la boca si hay una situación verdaderamente peligrosa para él como por ejemplo, si coge algo que no debe comer en la calle.

Ahí lo mejor que puedes hacer es intentar distraerlo con otra cosa. Por ejemplo, algo apetitoso que le guste y que lleves siempre encima por lo que pueda pasar.

Si lo que le ofreces le gusta más, soltará lo que tiene para coger lo que tú le estás ofreciendo. Si esto no funciona y se lo tienes que sacar de la boca tienes que ser consciente de que te puede morder. Pero no por eso significa que tu perro sea malo; lo hace por lo que te he contado anteriormente.

¿Cómo eliminar la protección de recursos?

El primer paso es hacer caso a lo que te acabo de comentar. Si bien esto no eliminará el problema, hará que no aumente.

Como la protección de recursos puede tener varios orígenes, su eliminación tiene varios caminos y depende de cada caso. Así que te recomiendo que para que tu perro la supere, contactes con un profesional de la educación canina que trabaje con métodos amables.

Vivas donde vivas, en Tu perro y tú te ofrecemos el método ETP de adiestramiento de perros. Basado en la educación canina en positivo, es un sistema de trabajo conjunto entre tú y nosotros con el que le lograremos eliminar la protección de recursos.

Después de determinar qué la está causando junto a otros problemas de conducta, crearemos un programa de trabajo a medida para mejorar su comportamiento. Desde el respeto y velando por su bienestar. Además, ¡tendrás un seguimiento constante por nuestra parte para garantizar el resultado!

Deja un comentario