¿Qué hacer si tu perro ladra a otros perros o personas?

Publicado el por en

Hay un famoso refrán que dice “perro ladrador, poco mordedor”. Como la mayoría de refranes, tiene mucha razón en la mayoría de los casos. Aún así, el momento en el que tu perro ladra a otros perros o personas es bastante incómodo.

Lo habitual, muchas veces por quedar bien con otras personas, es regañarle y tirarle de la correa. Sin embargo, esto agrava la situación en lugar de solucionarla. Son muchas personas las que dicen que es porque el perro “está fuera de control”. Pero eso no es así.

En este artículo te voy a explicar qué consecuencias tiene el regañarle cuando tu perro ladra a otros perros o personas y qué es lo que debes hacer para acabar con esta conducta tan incómoda.

Consecuencias de regañarle y/o tirar de la correa

Esta suele ser la reacción más habitual.

Y, para qué engañarnos, la que una mayoría de personas espera que tengamos cuando nuestro perro ladra demasiado. Sin embargo, es lo menos acertado que puedes hacer.

Estoy seguro de que en más de una ocasión te ha pasado o lo has visto. Que pese a los gritos, los tirones de correa o incluso bofetadas el perro sigue ladrando.

Es cierto que hay algunos casos en los que esto funciona. Pero de manera puntual, sin resolver el problema real y generando consecuencias bastante negativas sobre el bienestar de tu mascota.

El perro se altera más y siente que hay peligro

Cuando te alteras, lo normal es que el perro se altere. Porque entiende que si su referente se altera es que algo malo está pasando y hay que defenderse.

Si encima el perro está alterado, que tú te alteres hace que se altere aún más. En cierta parte, le das la razón al hecho de ladrar porque hay algo de lo que preocuparse. Y esto, aparte de hacer que los ladridos se repitan en un futuro, hace que tu perro esté más en alerta de lo que corresponde.

Además, los perros tienden a interpretar los tirones de correa como señal de peligro.

Sufre dolor físico

Tirar a tu perro de la correa repercute sobre su pequeño cuerpo. En especial si usas collar. Y más si ese collar es de los de ahorque, a veces llamados “anti ladridos”; un eufemismo que busca reducir la culpabilidad de los dueños de perros.

Es cierto que hay profesionales del adiestramiento canino que los recomiendan. Y que muchas personas, confiando plenamente en un profesional, los usan con la mejor de las intenciones. Puede que sea tu caso. Pero es nuestro deber, como educadores caninos comprometidos con el bienestar animal y la buena relación entre tu perro y tú, hacerte saber lo que realmente perjudica a tu perrito o perrita.

Debes tener en cuenta que cuando le tiras de la correa llevando collar le estás haciendo daño en una parte muy delicada del cuerpo, el cuello. Y que ese tirón de correa puede hacer que de manera puntual el perro deje de respirar.

Como te conté en el vídeo del perro que estaba muerto de miedo por cruzar un puente transparente, tirarle de la correa hace que el perro sienta que su vida está en peligro. Y no por lo que le ha hecho ladrar, sino por tu reacción a sus ladridos.

Cómo funciona el collar anti ladridos

En el caso de usar un collar de ahorque, el daño es aún mayor ya que están pensados precisamente para hacer que el perro deje de respirar. El funcionamiento es sencillo: hacer que el perro tenga miedo a la consecuencia de ladrar. Pero, dime una cosa, ¿de verdad quieres que tu perro deje de ladrar porque piensa que le vas a matar?

El collar de ahorque o anti ladridos sólo agrava el problema de un perro que ladra a otros perros o personas.
El collar de ahorque o anti ladridos sólo agrava el problema de un perro que ladra a otros perros o personas.

Usar un arnés bueno elimina el dolor en el cuello y reduce el impacto del tirón. Aún así, el perro sigue notando el tirón y la señal de que hay algo peligroso. Ergo, ¡es hora de decir adiós a los tirones de correa!

Por último, y no menos importante, debes tener en cuenta que los perros son más sensibles a los ruidos que los humanos. Los gritos, aparte de alterarles, pueden llegar a hacerle daño en los oídos.

Se estresan

El estrés es una respuesta natural del cuerpo ante una situación de peligro. Si de por sí afrontar lo que les hace ladrar estresa lo suyo, que le regañes o tires de la correa generará más estrés.

Y si logras que se calle por miedo, lo harás a cambio de que el perro acumule un mayor nivel de estrés. Con consecuencias bastante negativas para su equilibrio mental y vuestra relación.

¿Qué hacer cuando un perro ladra a otros perros o personas?

Ya he dicho qué es lo que NO hay que hacer. Ahora toca darte las mejores recomendaciones que un artículo escrito me permite. Y es que, como verás, la solución depende bastante del perro.

Mantén la calma

Sea como sea tu perro y sea lo que sea lo que está haciendo que se altere, debes mantener la calma.

En el momento en el que te alteras o te dejas llevar por los miedos, la situación empeorará. Y el perro en ese momento necesita que su papi o su mami le transmitan que todo está bien.

Así que, insisto, debes controlar tus emociones y mantenerte en calma. Que él vea que realmente no hay peligro.

Averigua por qué ladra

Ningún perro ladra porque sí. Siempre hay un motivo para hacerlo.

Así que debes averiguar por qué tu perro ladra a otros perros o personas. Pueden ser muchos motivos. Algunos de ellos son:

  • Tiene miedo a perros o personas desconocidas. Necesita demostrar que es un animal fuerte y peligroso para evitar que le hagan daño. Esto suele darse cuando ha sufrido una situación traumática (como un ataque), en un momento de estrés elevado o cuando al perro no se le ha socializado correctamente de cachorro. Saber exactamente el por qué tiene miedo permitirá tratar mejor su conducta.
  • Le han invadido su espacio. Otro motivo muy común por el que un perro ladra a otros perros o personas es que sienta que le han invadido el espacio. Como su casa, su zona en el parque, ponerse encima de él, etc. A la hora de salir a la calle esto se previene llevando al perro a distintos lugares, para que ninguno sea “suyo” (no es que se apropie del parque, pero para él sería como lo único que existe en el mundo). Y cuando alguien se acerca por primera vez, debe hacerlo de manera suave y calmada como te contamos en este artículo.

    Hay que evitar a toda cosa invadir el espacio del perro.
    Hay que evitar a toda cosa invadir el espacio del perro, aunque no ladre.
  • Sufre de un dolor físico. Este tercer motivo (de muchos que puede haber) es el menos evidente. Hay perros que ladran cuando se acerca alguien porque sufren un dolor en su cuerpo y temen que la interacción agudice ese dolor. Por ejemplo, si le duele la espalda o las articulaciones puede temer que jugar con otro perro o que los mimos de otra persona le hagan más daño aún.

Evita los ladridos y trata el problema que los genera

Si tu perro ladra a otros perros o personas tienes que empezar a tratarlo de inmediato. Hará que vuestra convivencia mejore y su nivel de estrés disminuya. Para eso es bueno que contactes con un educador canino que te ayude a diagnosticar qué le sucede y te dé las pautas que harán que el problema desaparezca.

Mientras tanto, es conveniente que evites que tu perro ladre. Por ejemplo, si reacciona ante otros perros, cámbiate de acera o vete hacia un lugar distinto cuando te cruces con otro. Si es inevitable juntarse con lo que le hace ladrar, sólo te queda distraerle con algo que le guste mucho pero que le active poco. Un juguete, una chuche, unos mimos calmados… Cualquier cosa vale siempre y cuando deje de prestarle atención a lo que le hace ladrar y no se altere.

¿Quieres hacer que tu perro deje de ladrar así?

En este artículo te he explicado las consecuencias de regañar o tirar de la correa a tu perro cuando se pone a ladrar. Te he enseñado que se altera más, sufre dolor físico y (por si no fuera poco) acumula más estrés.

También te he dado 3 consejos para controlar la situación y lograr que el problema desaparezca. En concreto, mantener la calma, averiguar por qué ladra y evitar los ladridos mientras le trates el problema.

Pero cada perro es un mundo y no puedo (ni nadie puede) darte unas pautas exactas para tu caso sin conocerlo de primera persona.

Así que si tu perro ladra a otros perros o personas nos ofrecemos a ayudarte a que deje de hacerlo con nuestra consulta de educación canina. Con tu colaboración y estudiando al perro, elaboraremos un diagnóstico sobre qué es lo que le sucede y te daremos unas pautas para que su comportamiento mejore. Además, el tratamiento incluye un seguimiento de la evolución de tu perro en el que iremos adecuando las pautas para garantizar un resultado excelente.

Si vives en Madrid, podemos hacerte una consulta de educación canina a domicilio. Si vives fuera o tienes poco tiempo, podemos hacerte una consulta online.

¡Espero que te haya gustado el artículo y hayas aprendido mucho!

Deja un comentario